Buzón Ciudadano

El Chocopass, la ruta más dulce para descubrir Zaragoza, aumenta el número de establecimientos adheridos

ESCUCHA LA PUBLICACIÓN

El objetivo del Chocopass es que cada persona se confeccione una ruta personal y propia del chocolate por la ciudad, un servicio turístico muy especial al que se han adherido 21 establecimientos nuevos.

chocopassVía Zaragoza BN | El Chocopass, un bono con el que se pueden adquirir especialidades chocolateras a un buen precio en varias pastelerías y chocolaterías de la ciudad, ha aumentado el número de establecimientos que se han adherido a esta propuesta. El Chocopass comenzó a venderse en marzo de 2014 en las oficinas municipales de Turismo y en trece comercios de Zaragoza. En la actualidad ya son 21 las tiendas, pastelerías, chocolaterías, teterías y churrerías que se han sumado a esta iniciativa.

El Chocopass se puede adquirir al precio de 9 euros y permite elegir cinco variedades de chocolate de estos 21 establecimientos que ya venden productos con este bono. El objetivo de este producto es que cada persona se elabore una ruta personal y propia del chocolate en la ciudad, con las variedades que más se adapten a sus gustos.

Con la incorporación de los nuevos establecimientos se contribuye a difundir la relación entre la ciudad y el chocolate y a convertir la ciudad de Zaragoza en un referente gastronómico internacional. Además, el Chocopass pretende ampliar el servicio del Chocotour, una ruta que tiene el chocolate como protagonista, que empezó a funcionar en el año 2009 y en la que han participado hasta la actualidad cerca de 5.000 personas. El Chocotour es un recorrido por algunos de los establecimientos chocolateros y pastelerías más importantes del centro histórico para descubrir y disfrutar del chocolate con sus distintas texturas y sabores.

Breve historia del chocolate

El cacao llegó a España en 1520. Se piensa que fue un monje del Cister, fray Aguilar, quien envió desde México el primer cacao junto con la receta del chocolate. Antonio de Álvaro, abad del Monasterio de Piedra (Nuévalos, Zaragoza), junto con los monjes que formaban parte de dicho cenobio, fueron lo primeros en probar el chocolate en Europa. En ese momento comenzó una tradición chocolatera que ha arraigado en Zaragoza a lo largo de los siglos, tal y como demuestran los cafés, chocolaterías, pastelerías y empresas chocolateras fundadas en el siglo XIX, de gran implantación en la ciudad, con productos que han traspasado fronteras y han tenido un gran reconocimiento nacional e internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *