Buzón Ciudadano

Hablamos de varias quejas ciudadanas presentadas ante El Justicia en Radio MARCA

Zaragoza Ciudadana en Radio MARCAAyer, en nuestro programa semanal de Radio MARCA, hablamos de varios asuntos denunciados ante El Justicia de Aragón, relacionados con la salud de Zaragoza y los zaragozanos, como la contaminación acústica o electromagnética, además de la hídrica.

Y es que hace algo menos de un año, el 21 de marzo de 2016, presentamos una serie de quejas ciudadanas de la que requerimos la colaboración de esta histórica y notable institución, en base a información relevante y preocupante, como la masificación de señales de telefonía móvil junto al Colegio María Montessori, el incumplimiento reiterado de la ordenanza de ruido en la plaza Carlos V o, tratando temas ya solucionados directamente con el Consistorio, la suciedad provocada del Canal Imperial de Aragón.

En primer lugar, hablamos de un contenedor que, desde hace dos años, se encontraba hundido en pleno Canal Imperial de Aragón, frente a la terraza-bar de “El Corazón Verde”, entre la calle África y el paseo de Colón, en el distrito Torrero-La Paz. Un recipiente que, en respuesta a nuestra primera denuncia, no pudo ser retirado por los servicios de medioambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, dado que los niveles de agua eran elevados y no era visible dicho contenedor.

Aquella respuesta se la indicamos a la ciudadana, quien nos manifestó su intención de volver a avisarnos, cuando bajara el nivel de agua del Canal. Algo que hizo durante la primera semana de este mes de febrero y, gracias a su aviso y nuestra diligencia con el servicio de medioambiente, el contenedor fue retirado felizmente la semana pasada.

Tras ello, tratamos esas respuestas recibidas por El Justicia a nuestras quejas ciudadanas, como la que presentamos en nombre de los residentes de la plaza Emperador Carlos V y, más concretamente, de las viviendas señaladas con los números 1 y 2 de la plaza, denunciando el reiterado incumplimiento de la Ordenanza para la protección contra ruidos y vibraciones en el término municipal de Zaragoza.

Unos hechos que, como ya informáramos públicamente el día de su presentación, vienen sucediendo cuando los clientes de un local, a la altura de los números 1 y 2 de la plaza, salen de noche y permanecen gritando y haciendo ruido, perjudicando gravemente a los vecinos, superando ampliamente -llegando a triplicar- los límites establecidos en los artículos 40 y 41 de la ordenanza, que regulan los límites en ambiente interior y exterior, indicando que “ninguna actividad o fuente sonora, excluido el ruido ambiental (tráfico o fuentes naturales), podrá producir en el ambiente interior de las viviendas o locales, niveles sonoros superiores a los señalados en sus tablas y medidos en decibelios (dB)”, establecidos en entre 27 y 30 dB, desde las 22:00 a las 8:00 horas).

Así, más de 320 días después, estas situaciones pueden tener sus días contados, dado que el Ayuntamiento ha resuelto aceptar la queja formulada, por lo que esperamos una actuación sólida en breve.

No así como con la última de las quejas, la referida a la contaminación electromagnética, basada en la preocupación ciuadana por la cantidad de antenas móviles situadas alrededor de la calle Lagasca, donde, para mayor preocupación de los zaragozanos, se encuentra el Colegio Montessori (sito concretamente en el número 25 de dicha calle) con una oferta educativa para alumnos desde Educación Infantil hasta Ciclos Formativos.

Y es que, de acuerdo con los datos oficiales del Ministerio de Industria, Energía y Turismo del Gobierno de España, podemos encontrar que, alrededor de dicho colegio, hay instaladas hasta 12 antenas de telefonía móvil en un radio de ± 300 metros a la redonda; algo que difiere de otras zonas de la ciudad, donde la agrupación de antenas para telefonía móvil no es tan acusada, generando una notable incertidumbre entre padres y madres del centro educativo, así como entre los vecinos de las viviendas próximas.

No en vano, actualmente existen dos posiciones enfrentadas sobre los efectos fisiológicos y medioambientales de la radiación electromagnética no ionizante, como es la de la telefonía móvil, ya que unos estudios (de la OMS y del Cosejo de la Unión Europea, entre otros) apoyan el bajo o nulo impacto en la salud, mientras la Dirección General de Investigación del Parlamento Europeo ha recibido, en diversas ocasiones, informes que muestran la grave afección que ocasiona esta radiación, elaborados por prestigiosas universidades de Alemania o Gran Bretaña.

Sin embargo, la queja, que fue derivada al Defensor del Pueblo, ha tenido una respuesta negativa, puesto que expresa que “no se ha observado ningún efecto adverso para la salud derivado de la exposición a campos electromagnéticos procedentes de estaciones base de telefonía (las antenas)”, por lo que no puede deducirse existencia de casos de cáncer producido por éstas, apoyándose en una serie de puntos como resumen de una evidencia sin una referencia a informe alguno, añadiendo que no puede haber efectos biológicos, siempre que se respeten los niveles de referencia de la Recomendación de la Unión Europea.

Pero, como decimos siempre, lo mejor es invitaros a volver a escuchar el programa para conocer todos los detalles de lo expuesto:

Sección ZC en T4 de Radio MARCA  - Descarga íntegramente el programa en mp3

Os emplazamos a seguir enviando todo lo que consideréis oportuno, para mejorar y difundir Zaragoza, a través de los cauces ya conocidos (Web, E-mail, Facebook, Twitter, Instagram, etc.) y, por supuesto, también por WhatsApp y buzón de voz al 625.427.842.

1 comentario

  1. Rafael Marin dice:

    Los niveles de ruidos y molestias al vecindario, en horarios de descanso, son notables en la calle Arzobispo Apaolaza a la altura de los números 10 12, ya que los clientes de dos bares sitos en esa dirección salen a la calle y montan su particular fiesta en las aceras, con la consiguiente alteración del sueño de los vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *