Buzón Ciudadano

«Littering» o el abandono de residuos: un problema de educación y poco civismo

litteringLa gestión de los residuos urbanos es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan todas las ciudades. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España se recogieron cerca de 468 kilogramos de residuos urbanos por habitante en 2013. Principalmente, el tipo de basura que se recogió de forma separada correspondió al papel y cartón (un 25%), en segundo lugar a los animales y vegetales (un 22%) y, en tercer lugar, al vidrio (un 18%).

El Sistema Integrado de Gestión de Residuos (SIG) Ecoembes cifra el número de contenedores amarillos en 366.339 y los azules suman 200.618. Ecovidrio, por su parte, calcula que dispone a lo largo de la geografía española de un total de 202.646 depósitos. Además, el ciudadano español dispone de aproximadamente un millar de puntos limpios o ecoparques donde depositar sus materiales peligrosos (pilas, baterías, aceites, electrodomésticos o muebles de gran tamaño), así como papeleras a lo largo y ancho de las calles de sus ciudades.

Sin embargo, pese a todos estos contenedores distribuidos por toda la geografía española, continúa produciéndose el fenómeno littering o el acto de tirar o dejar objetos en el suelo o en cualquier otro lugar no destinado a ese fin.

Por este motivo, la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP), la Plataforma Envase y Sociedad (PES) y Eroski Consumer han llevado a cabo un estudio de percepción con el objetivo principal de aproximarse al conocimiento y la implicación del ciudadano en el abandono intencionado de residuos en espacios públicos, mediante una encuesta online asistida por ordenador.

 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LA MUESTRA

La encuesta se realizó, durante el mes de julio, en las 17 comunidades autónomas y en las 2 ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) españolas, siendo los más activos aquellos procedentes de la zona centro y norte de España (Aragón, Castilla La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Madrid y Navarra), que constituyeron un 38% del total de la muestra. Mientras, los de la costa mediterránea (Cataluña, Islas Baleares, Valencia y Murcia) representaron el 25%, un 21% lo de la costa norte (Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco), del centro sur de España (Andalucía y Extremadura) fueron el 12% y el 4% restante correspondía a personas de las Islas Canarias y de las dos ciudades autónomas.

En cuanto al nivel de estudios, un 53% de los participantes tenían estudios universitarios o superiores y sólo un 3% no tenía estudios, siendo los hábitos de reciclaje medianamente buenos: el 63% de los entrevistados aseguraba reciclar siempre en casa, el 29% reconocía hacerlo solo a veces y únicamente un 8% confesaba no reciclar nunca.

Además, los entrevistados con estudios universitarios fueron los que mostraron un comportamiento medioambiental algo más favorable: un 46% de ellos no cedería hasta encontrar el contenedor oportuno, frente al 44% de aquellos sin estudios universitarios que también lo harían.

Así, analizando esta información según el nivel de formación de los encuestados, un 70% de aquellos que contaban con estudios universitarios confirmaban que siempre reciclaba, frente al 56% de quienes también lo aseguraban y no tenían estudios universitarios, siendo aquellos sin estudios universitarios los que más admitían no reciclar nunca (un 10%).

Por otro lado, desde el aspecto geográfico, los encuestados de la costa norte fueron quienes más concienciados estaban con el reciclaje, ya que el 74% de ellos afirmaba reciclar siempre en casa, frente al 64% del total de España y el 51% de Canarias y las ciudades autónomas.

¿CUÁL ES LA PERCEPCIÓN SOCIAL DEL PROBLEMA?

Prácticamente la mitad de los encuestados conocían el significado de la palabra littering o abandono de basura en espacios públicos y sólo un 2% de la muestra lo confunde con el problema de las basuras marinas (envases o materiales no orgánicos que flotan en el mar), seguramente debido al peso de las campañas de concienciación sobre el abandono de residuos.

Así, los encuestados reconocieron que los principales motivos por los cuales se abandona basura de manera intencionada en zonas públicas son la falta de educación y la pereza. Se criticó menos la falta de mobiliario urbano para contener los residuos, tomando fuerza la idea de que la gestión de los contenedores, papeleras y otros mobiliarios son un problema menor para el ciudadano.

¿DE QUIÉN ES LA RESPONSABILIDAD?

Los encuestados fueron categóricos a la hora de encontrar al principal culpable de la generación de basura abandonada en espacios públicos: el propio ciudadano. Según ellos, es él quien, al fin y al cabo, deposita sus residuos en los espacios que no han sido diseñados para ese fin. Después, están las empresas y las administraciones públicas.

Teniendo al ciudadano como principal responsable, los entrevistados entendían que la mejor forma de evitar el littering es invertir en información y sensibilización al ciudadano, así como sancionar a quienes abandonan basura. Asimismo, opinaron que también convendría mejorar los sistemas de gestión de residuos e implantar unos nuevos.

LA CONTRADICCIÓN ENTRE EL DICHO Y EL HECHO…

Resulta curioso analizar que, considerando al ciudadano como el principal responsable de la existencia del littering, la mayoría de los participantes de la encuesta afirmaron no tirar casi nunca basura en espacios públicos. Incluso, cuando se les preguntaba por objetos concretos (cuerdas, chicles, botellas, tapones, alimentos, bolsas de plástico, colillas o embalajes de papel, entre otros), aseguraron que no es habitual que los desechen de esa forma. Asimismo, la mayor parte declararon no tirar residuos de envases en las vías públicas.

Eso sí, en cuanto a la reacción de los encuestados cuando encuentran un envase en el suelo, sólo un 25% dijo que lo recogería y lo depositaría en un contenedor o en una papelera y un 37% sólo lo haría si ese contenedor o papelera estuvieran cerca. Desgraciadamente, un 35% no haría nada.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONES?

Según los entrevistados, las consecuencias más graves del littering son la contaminación del agua y los problemas en la fauna, así como la contaminación del suelo, un mayor gasto en los servicios de limpieza, la contaminación del aire, las plagas y la proliferación de enfermedades.

Para remediarlo, la solución mejor valorada por los encuestados fue la educación y concienciación ciudadana (puntuación media de 9 en una escala donde 1 es la peor valoración y 10 la mejor), seguida muy de cerca por multas o sanciones económicas (8,7 puntos de media), mientras que el aumento del mobiliario es la última opción planteada por los encuestados.
 

 

CONCLUSIÓN: “EL PROBLEMA RESIDE EN LA FALTA DE EDUCACIÓN DEL CIUDADANO”

Percepción del LitteringLa realidad socioeconómica actual ha provocado que el envase doméstico haya aumentado su producción y consumo en los últimos años. Según los datos del INE, los envases mixtos y los embalajes mezclados ocupan un 14% del total de residuos urbanos que se recogieron en 2013.

En este sentido, los ciudadanos perciben que los envases domésticos suponen una gran parte de la basura que se abandona intencionadamente en espacios públicos. De hecho, el 77% cree que constituyen más del 50% de esos residuos.

Por zonas geográficas, quienes en mayor medida consideran que los envases domésticos suponen más de la mitad de los residuos de littering residen en el centro sur (un 80% de los participantes en la encuesta) y en la costa mediterránea (el 79%).

Sin embargo, esta percepción es errónea y está alejada de la realidad. En lo que respecta a la basura continental, hay pocos datos, pero la media de diversos estudios realizados en la Unión Europea sitúa el porcentaje de envases en las basuras abandonadas intencionadamente en espacios públicos en torno a un 28%. A escala global los envases en el littering terrestre son aproximadamente del 18%.

Además, según los datos recientes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España sobre el littering en zonas costeras, el porcentaje de envases en el total de residuos caracterizados (es decir, tapas, tapones, bolsas de aperitivos, envoltorios de chucherías y helados, botellas y garrafas de bebidas y bolsas de plástico) es de un 12% en la costa mediterránea, de un 15% en la noratlántica, de un 20% en la demarcación Canaria y de un 31% en la demarcación sudatlántica.

Por último, y de acuerdo con los resultados principales de este estudio de percepción, el problema del littering se genera por una falta de educación del ciudadano y la solución para reducirlo y paliar sus efectos pasa fundamentalmente por una adecuada información, educación y concienciación.

El ciudadano piensa que el envase representa en la problemática del littering más de lo que en la práctica supone, lo que confirma la necesidad de incidir en una estrategia de información y formación. Por otro lado, se muestra comprometido a la hora de gestionarlo adecuadamente y no abandonarlo en espacios públicos, lo que supone un buen caldo de cultivo para que arraiguen las estrategias educativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *