Buzón Ciudadano

Los edificios eficientes y su gran influencia económica y social en las ciudades

ESCUCHA LA PUBLICACIÓN

edificios-y-ciudadVía Ovacen | El urbanismo de las ciudades representa grandes retos y, en muchos casos , los urbanistas pasan tiempo y tiempo en busca de nuevas soluciones pero, demasiado a menudo, se olvidan de los propios edificios que componen las ciudades. Unos edificios que suelen encontrarse fuera de la “estrategia urbana renovadora” pero que, con diferentes actuaciones, se pueden convertir en edificios eficientes, ayudando a aliviar muchos de los desafíos que afrontan las ciudades: desde el cambio climático a los problemas de salud pública, desempleo o la pobreza, entre otros.

Un nuevo informe de investigación del Instituto de Recusos Mundiales (World Resources Institute) ha examinado el rol del edificio eficiente y el papel que desempeñará en las ciudades sostenibles del futuro y su desarrollo desde los puntos de vista económicos, sociales y ambientales, ante la eficiencia energética del edificio, pues es necesario recordar que la estrategia de edificación que se aplique en la ciudad implica a todos los sectores en su conjunto.

LOS EDIFICIOS EFICIENTES PROPORCIONAN MEJORES RENDIMIENTOS SOCIALES Y FINANCIEROS

Los edificios son grandes inversiones y, sobre todo, de larga duración. Si vemos las estadísticas, el sector de la construcción representa un 10% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, siendo inversiones a muy largo plazo que crean empleos y movimiento económico constante.

edificios-eficientes-infrae

Así, las edificaciones eficientes producen menos riesgos, es decir, los edificios y la construcción son responsables del 60% del consumo de electricidad, el 12% del uso del agua, el 40% de los residuos, el 40% en el uso de los materiales y ocupan más del 50% de la superficie de suelo de una ciudad. Lógicamente, cada uno de ellos conlleva un coste, pero cada mejora de la eficiencia del edificio, en el uso de energía y los recursos, elimina un coste que la ciudad y sus habitantes ya no tienen que pagar.

Por ejemplo, cada euro invertido en la eficiencia energética puede evitar más de dos euros en el gasto del suministro de energía, por lo que el ahorro en eficiencia libera dinero para otras inversiones, que se puede extender a otros recursos más escasos.

De igual manera, las mejoras y medidas de ahorro de energía son particularmente importantes para los habitantes con ingresos más bajos (descargar el estudio Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética 2016 de la Asociación de Ciencias Ambientales), pues el mayor porcentaje de sus ingresos se destina al gasto energético de la vivienda, siendo menos capaces a la hora de pagar los precios energéticos más altos o al hacer frente a las fluctuaciones inesperadas de los costes.

OPORTUNIDADES ECONÓMICAS EN LA IMPLANTACIÓN DEL EDIFICIO EFICIENTE

Se espera que la población de las ciudades aumente en 3 mil millones, entre 2008 y 2050, siendo casi el doble de la población urbana actual. La expansión, con las correspondientes necesidades de cobijo que se deben preparar, realza una gran problemática dentro del urbanismo y la arquitectura edificatoria de las urbes, máxime en países en desarrollo como China, India, Indonesia, países del continente africano, etc. Y, no podemos obviarlo, las emisiones de CO2 estarán directamente relacionadas con el aumento de la población.

emisiones-de-edificios

Las decisiones de diseño y estructura de las ciudades, en el futuro más inmediato, serán de gran relevancia tanto para un desarrollo sostenible como para la propia eficiencia de unos países que podrían cosechar grandes beneficios económicos y climáticos que generan los edificios energéticamente eficientes, evitando décadas de ineficiencia y necesidades costosas de futuras rehabilitaciones.

LA EFICIENCIA DEL EDIFICIO FRENA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Además de reducir costes de infraestructura y gastos en el hogar, la construcción eficiente también proporciona un mayor retorno de la inversión, ante la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Una diferencia que resulta muy significativa si la comparamos con las inversiones de ahorro en emisiones de otros sectores, como la agricultura o el transporte, que son relativamente caros o con un resultado en la reducción de emisiones más bajo, como se puede ver en la siguiente imagen:

reducir-emisiones-de-co2

LOS EDIFICIOS EFICIENTES PRODUCEN MENOS ENFERMEDADES

Un edificio más eficiente puede reducir significativamente enfermedades y muertes relacionadas con la contaminación del aire, dado que contribuyen a una mejor calidad del aire interior y exterior, mediante la reducción de la contaminación (menos gasto energético = menos contaminación) y la mejora de la ventilación, conllevando importantes beneficios económicos y saludables.

Las tasas más altas de exposición de CO2 están en ciudades en desarrollo, donde las personas dependen de la combustión de combustibles en el interior de las viviendas para calentarlas o a la hora de cocinar. Por ejemplo, algunas regiones de China o India tienen las tasas de mortalidad más altas, estando directamente relacionadas con la contaminación del aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *