Buzón Ciudadano

Starpath: los caminos de estrellas del futuro que se iluminan a nuestro paso

ESCUCHA LA PUBLICACIÓN

Ciclista nocturoA cualquier ciudadano que se mueva en bici, le gustaría ser más visible por la noche y, por ese motivo, se llevan reflectantes, faros o, incluso, ropa refulgente. Es una cuestión de seguridad. Y más en estas épocas otoñales, en las que atardece tan temprano que se vuelve a casa cuando ya ha oscurecido. Aunque sea fundamental que se vea a los ciclistas, no es lo único, también es importante poder ver el camino y lo que todos nos encontramos ante nosotros pero, muchas veces, las condiciones lumínicas no son las ideales.

Por ese motivo, nos alegramos de conocer que ya existe un material llamado Starpath, que en inglés significa “el camino de las estrellas”, que, aunque está en periodo de prueba, podría significar el futuro, no sólo de calles y carreteras, sino también de sendas en los parques y de carriles bici, pues este camino iluminado sería muy útil para peatones, ciclistas, patinadores, corredores y conductores.

¿Cómo funciona Starpath?

La manera de aplicar Starpath a un camino o carretera no es nada difícil. Se depositan diferentes capas de materiales: primero, una base de poliuretano; a continuación, el material que nos ocupa, que está compuesto de partículas que absorben los rayos UVA; y, para terminar, una capa protectora resistente al agua y de gran longevidad para que, en menos de cuatro horas del comienzo del trabajo, la carretera ya está en perfectas condiciones de uso.

starpathEsta capa recoge la luz durante el día, brillando por la noche y adaptándose a las condiciones lumínicas de los alrededores: si el cielo está luminoso, brillará menos. Así, quedará dibujado un camino lumínico que es muy fácil seguir y sobre el que vemos con mayor seguridad los baches y otros obstáculos, además de ser nosotros mismos también más visibles sobre el pavimento.

Esta forma alternativa de iluminación sería de gran ayuda no sólo en grandes urbes sino, también, en países en vías de desarrollo, donde no pueden permitirse instalación lumínica en todas las calles y carreteras, ya que los costes de instalación son mínimos, pues se aplica sobre el asfalto o cualquier otra superficie con una manguera, como si fuese pintura. Además de ahorrar en coste de instalación, se ahorra en energía una vez instalado, pues podría significar olvidarse de la iluminación basada en farolas o postes.

El Starpath ya se ha instalado en un camino de Cambridge, en el Reino Unido, y el resultado de esta prueba está siendo un éxito. Muchas empresas están interesadas en la tecnología para fabricar este material, que es respetuoso con el medio ambiente y que, por lo tanto, podría cambiar la forma en la que entendemos la iluminación vial.

¿Os imagináis todas las calles, por las que sueles pasar andando o con tu bici, iluminadas de esta manera? ¿Qué os parecería?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *